• 19
  • Sep
Author

VARICES ¿A QUÉ ESPERAS PARA TRATARLAS?

Las varices son dilataciones anormales de las venas, que se producen por aparecer un reflujo, es decir, que la sangre discurre en dirección contraria sobrecargando el sistema venoso.

En general se piensa que es, sobre todo, un problema estético, cuando una variz puede envolver un problema de una válvula que no funciona y esto tiene riesgo.

Más del 60 por ciento de las mujeres y el 40 por ciento de los hombres acaba sufriendo algún tipo de problema venoso, siendo las varices las más reconocidas.

¿Qué se sabe sobre las causas de su aparición?

La causa es muy variada, ante todo hay que tener en cuenta un componente genético, por eso existen muchas familias en las que el patrón varicoso se repite (se “hereda”) de padres a hijos y sobre todo de madres a hijas.

Las mujeres sufren más agresiones a su sistema venoso que los hombres;  las hormonas femeninas producen una retención hídrica que sobrecarga la circulación venosa y una relajación de la musculatura lisa que afecta a las venas, lo que explica variaciones de los síntomas a lo largo del ciclo hormonal.

 ¿Por qué algunas personas padecen el síndrome de “piernas cansadas”?

Este síntoma tiene base orgánica, aunque es muy variable en distribución e intensidad según los sujetos. Se ha postulado que la dilatación de las paredes venosas produce un estímulo nervioso específico que el organismo suele reconocer más como cansancio y pesadez que como dolor, aunque en algunos pacientes es definido como “cansancio” en otros como “compresión” “inflamación” “calambres” o “dolor”.

¿Qué factores influyen o previenen su aparición?

Alimentación: no tiene una influencia especial sobre las varices, salvo por el hecho de que deberíamos evitar el sobrepeso y el estreñimiento. Por lo tanto, sí a la fruta, la verdura, la proteína y la fibra.

Deporte: caminar es una actividad muy buena, pero preferentemente con media elástica, que estimula la acción de la bomba muscular gemelar.

Ropa: El uso de prendas ajustadas dificulta la circulación sanguínea en todo el cuerpo, lo que favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, entre ellas la aparición de varices, por lo que los especialistas médicos recomiendan evitar su uso.

Calzado: ni muy alto, evidentemente, ni totalmente plano.

Calor: aumenta el calibre de las venas. Por eso es importante evitar lugares de calor intenso y por el contrario es positivo darse baños o duchas de agua fría, que ayudan a evitar la dilatación de las venas.

Movimiento: permanecer sentado sin cambios posturales (debemos levantarnos y deambular de forma repetida), o estar de pie parado.

¿Cuestión estética o de salud?

En Centro Médico Blasco realizamos una valoración de la sintomatología y la distribución de las varices realizando un estudio Eco-doppler, determinando la distribución de las varices y su situación evolutiva. En función de ésta se realiza una propuesta terapéutica según la patología específica y las expectativas del paciente.