Se trata de una técnica lifting sin cirugía, muy segura, indolora y con resultados inmediatos, cuyo principal fin es el tensado cutáneo mediante la inserción de múltiples hilos en la dermis con una aguja guía.

Para su colocación solo es necesario el aplicar una crema tópica anestésica y permite al paciente incorporarse de forma inmediata a sus actividades cotidianas.

Fabricados a base de ácido poliláctico o polidioxanona PDO, un compuesto biológico totalmente compatible y reabsorbible por el cuerpo, que no produce alergias, y muy utilizado en intervenciones de corazón y en la realización de suturas.

El efecto suele durar, dependiendo de la tipología del paciente, entre 12 a 18 meses, pero una de las ventajas de esta técnica es que pueden volverse a aplicar los hilos para llevar a cabo retoques que logren mantener los efectos y combinarlos con otros tratamientos faciales estéticos.

INDICACIONES

Aunque la zona donde más se suele aplicar este tratamiento es la cara, existen otros lugares donde se consigue reafirmar la piel notablemente : cuello, cara interna de brazos y/o muslos, abdomen, senos, etc.
Pueden ser usados de forma aislada o en combinación con otros tratamientos como la mesoterapia, rellenos con ácido hialurónico, toxina botulínica (botox), etc.

 

SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO