La onicomicosis es una patología benigna, infección producida por hongos,  que afecta a  las uñas de manos y/o pies.

Se manifiesta en forma de onicodistrofia o alteración del aspecto normal de una o más uñas de manos o pies. Clínicamente puede existir una onicolisis (separación de la uña del lecho ungueal), hiperqueratosis subungueal (engrosamiento de la uña con descamación subungueal), discromía (cambio de color de la uña desde amarillento o verdoso hasta marrón o negro).

TRATAMIENTO

El tratamiento tradicional de la Onicomicosis con fármacos tópicos (cremas) y orales pueden ser un desafío para los médicos y frustrante para los pacientes debido a su alta tendencia a la persistencia,  recurrencia y a tasas de reinfección que van desde el 10 al 53%.  La medicación tópica puede tomar entre 3 a 12 meses. Los fármacos orales generalmente son más efectivos que los medicamentos tópicos  y el tratamiento puede tomar hasta tres meses.  Los medicamentos orales están asociados también a alto riesgo de toxicidad del hígado,  alteraciones de drogas y alergias, que pueden limitar su uso particularmente en ciertos pacientes.

Gracias a los avances de la ciencia, ahora es posible tratar con tecnología láser la onicomicosis con resultados muy satisfactorios.

S30  PODYLAS

Nuestro Centro dispone de este sistema láser revolucionario para el tratamiento de la onicomicosis (hongos en las uñas). Así mismo también está indicado para verrugas plantares, helomas neurovasculares, así como otras patologías del pie como, queratosis plantar intratable, fascitis plantar intratable, metatarsalgias y postquirúrgicos de hallux-valgus. También está indicado para telangiectasias y pequeña cirugía podológica. 

¿Cómo funciona ?

Con una longitud de onda de 1064 nm, S30 PODYLAS™ aporta gran potencia sobre el tejido lo cual provoca un efecto térmico controlado que elimina las infecciones micóticas de manera cómoda, segura y eficaz.

El haz del láser se aplica sobre las uñas infectadas, alternando pases horizontales y verticales, para que no quede ninguna zona sin tratar. La energía del láser penetra hasta el lecho de la uña, elevando la temperatura de los hongos (superficiales o profundos), sin dañar el tejido cutáneo circundante.
El tratamiento es confortable para el paciente y muy rápido, ya que permite tratar unos pies en tan sólo 15 minutos. , No requiere anestesia y el paciente regresa inmediatamente a sus actividades habituales.

 

SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO