peeling

Desde los orígenes de la humanidad, la piel tersa y firme ha sido siempre reflejo de la belleza y la juventud.

La pérdida de la textura de la piel, la presencia de manchas, las cicatrices de acné y los trastornos de la pigmentación, han sido los síntomas más claros de la vejez y el desgaste y los eternos enemigos de la piel.

Consiste en la aplicación tópica de un producto químico sobre la piel, a través de cuya acción se produce una peladura (= peeling) de aquella. Esta acción guarda relación con la composición y la concentración del producto o productos utilizados, la forma de aplicación y el tiempo de contacto con la superficie cutánea, el tipo de piel, etc. La peladura puede ser desde una descamación imperceptible a un recambio epidérmico completo.

Las zonas más frecuentes a tratar son la cara, cuello y escote, dorso de las manos.

TIPOS DE PEELING

Entre las sustancias empleadas en el peeling se encuentran el fenol y los ácidos glicólico, tricloracético, salicílico, kójico,etc. La elección de estas sustancias dependerá del objetivo del tratamiento ( despigmentante, antiacneico o antiarrugas ).

Algunos de estos peelings, por la especificidad de las fórmulas utilizadas o por sus particulares protocolos de aplicación, tienen nombres propios: Sweet-Peel, Easy-Peel, Krulig-Peel, Soft-Peel, entre otros.

Con todos ellos consiguimos mejorar la calidad de la piel y la producción de colágeno y elastina.

Hay 3 tipos de peeling químico según la profundidad de su efecto:

  • Peeling superficial.
  • Peeling medio.
  • Peeling profundo.

EVOLUCION

Al paso de uno o varios días se produce un acartonamiento de la epidermis y su posterior descamación, dando lugar a una piel más joven, luminosa, limpia, uniforme, compacta y tersa.

Al finalizar el tratamiento, se establecen las oportunas pautas de mantenimiento, que pueden comportar la realización, más o menos esporádica, de alguna sesión de peeling, y los ineludibles cuidados dermocosméticos: limpieza, hidratación, Al finalizar el tratamiento, se establecen las oportunas pautas de mantenimiento, que pueden comportar la realización, más o menos esporádica, de alguna sesión de peeling, y los ineludibles cuidados dermocosméticos: limpieza, hidratación, nutrición y protección. nutrición y protección.

 

SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO